La Faraona

Domingo 18 de Julio, 8:08 AM, acudo al lugar de reunión. El señor Escoti esperando con las calas puestas y preparado para partir. Esperamos 5 minutos más y decidimos afrontar la "Maldita Faraona", rutón del 10 que nos lleva a subir la cantera de Barxeta de un tirón...


Una vez arriba y con ansia se bajar para quemar adrenalina, giro a la izquierda para afrontar la temida Faraona, la cual no dejaba de subir

y subir...


y subir...


Un servidor que no cesa en su empeño de pedir rutas técnicas se ve sorprendido con la que, parece ser, la pista más técnica conocida hasta el momento...


Una vez arriba y con una bajada que quita el hipo, nos hemos ganado un "Especial de la Casa"

Esperando próximas aventuras, se despide el Dominguero Tomàs

Crònica Visual Bellús amb els Almorçaters

video

Almorçaret, Non-stop y Bttrack, todos con La Selección

Domindo 11 de Julio de 2010

Ya la mayoría en sus lugares de veraneo, otros indispuestos y alguno currando de guardia, no pintaba bien la cosa para los tres trackers que fuimos a Alzira en coche para coger la bici. El bien relacionado Tomás propuso dar un giro de ciento ochenta grados y entrar de nuevo hacia “El Trinquet” para unirnos a la Peña “EL Almorçaret" y allegados, con una afluencia de miembros envidiable.
Nos dispusimos pues a acompañarles y poner un toque de color blanco a la serpiente rojinegra que componían sus nuevas equipaciones; Caminos nuevos y una forma de rodar diferente no tardaron en llamar nuestra atención. Los de “El Armorçaret” gozan de un pedaleo intenso que consume con avidez el glucógeno del tracker de fondo, sin GPS ni cámara en mano, el guía indica la trazada y los desvíos con antelación y seguridad, se dedican a “meter caña” a sus bicis y a sus piernas y de vez en cuando toman una pausa en una fuente o manantial para reponerse de la fatiga, hidratarse y cambiar impresiones sobre la ruta. De este modo pasamos Carcaixent, Rafelguaraf, Xátiva y El Genovés llegando a Bellús por la alameda, a contracorriente del río, en solo dos horas. El almuerzo en el bar de costumbre, como siempre, de lujo y por seis eurillos por casco.


El regreso fue más caluroso, a ninguna nube le dio por aparecer y el sol de “La Costera” brilló con empeño. Entre fuente, “fonteta” y manantial los tramos de veinte minutos se antojaban siempre cuestas de guijos y polvo. Descensos muy rápidos con una brisa que no daba abasto para el refresco del casco, la arena acumulada en las curvas obligaba a meter hierro robándote la inercia con la que ya contabas, el polvo formando piedra en los lagrimales y entonces ¡Gloria bendita! La fonteta esa que parece un géiser con monomando ahí arriba en el monte. Todos a refrescarse y ale... ¡A saco para abajo!
Esta vez la mala suerte se cebó con el amigo Rafa del “Almorçaret” con un rebentón en plena solana y un amago de pajaruela para rematar, ambos superados en breve espacio de tiempo y sin problemas;
Todos en casita a las dos de la tarde a prepararse para ver la final del Mundial tras setenta kilómetros o cuatro horas de pedaleo a 36 grados y un “almorçaret” estupendo con buena compañía y la experiencia de algunas viejas glorias del ciclismo local aún en muy buena forma.




PD: Domingo 8:20 a.m -¡Huy, qué bien! Una rutita rápida y cortita para terminar de reponerme de la rodilla...Cabrooooneees!!

Juanjo Saura